En el embarazo

¿Lo puedo usar en el embarazo?

El huevo, es una forma exquisita de preparar el canal vaginal para dar a luz a tu bebé. Si estás planeando tener un bebé, debes saber que este proceso también va a propiciar la fertilidad, apoyado por la energía de la gema del huevo con el que trabajes. Los huevos de jade o cuarzo rosa son excelentes cuando buscas la concepción. Obviamente, hay muchos otros factores que necesitas tener en cuenta como la dieta, estilo de vida, niveles de estrés….pero cuando la energía sexual de una mujer fluye y se restablece la conexión cuerpo-mente, la concepción se vuelve un objetivo mucho más fácil de conseguir.

Las mujeres que usan el huevo, entrenan eficazmente sus músculos vaginales, además de aprender a aislarlos, por lo que cuando llega el gran día,  saben qué músculos van a trabajar, marcando una gran diferencia durante todo el proceso de parto. Usualmente el parto es mucho más fácil y la recuperación mucho más rápida y sin complicaciones, especialmente cuando es un parto natural. También las madres que ya han pasado por varios partos, encuentran una gran diferencia, al ganar tono y sensibilidad vaginal, que fácilmente puede perderse o verse afectada cuando se tienen varios hijos.  Las mujeres que usan el huevo no solo pueden volver a una vida sexual plena más rápidamente sino que además también restablecen el equilibrio hormonal antes.

Otros temas como la incontinencia suelen ser poco comunes después del parto en mujeres que normalmente utilizan los huevos. Los músculos del suelo pélvico durante el embarazo, tienen que sostener mucho peso extra, durante un periodo de tiempo bastante prolongado, el resultado suele ser un suelo pélvico estirado y débil. El uso del huevo reforzará el suelo pélvico, la musculatura urogenital y el diafragma pélvico, restableciendo el soporte muscular de la vejiga y cogiendo otra vez las riendas del control urinario.

Debido a que cada mujer y cada cuerpo son distintos, lo recomendable sería un entreno mínimo de 6 meses a 1 año antes de la concepción. Luego durante la gestación deberás consultar con tu ginecólog@ para saber si es apropiado para ti seguir con la práctica.

 

¿I después del embarazo?

Durante el parto, los músculos del suelo pélvico sufren un fuerte estiramiento, por lo que el huevo, ayuda eficazmente a restablecer, tras el parto, la elasticidad y el tono muscular. Las prácticas con el huevo son una forma agradable y suave de restablecer el tono de los músculos vaginales.

Después de dar a luz y durante el postparto puede ocurrir que las hormonas cambien drásticamente y experimentes estados de tristeza y desgana. La práctica con los huevos estimula naturalmente las hormonas, propiciando su producción, ayudando así a restablecer el placer para la actividad sexual.

Si has dado a luz, es importante que consultes tu ginecólogo antes de empezar a realizar las prácticas. Deberás esperar un mínimo de 6 semanas antes de empezar con los ejercicios vaginales usando el huevo.

Redes Sociales

octubre 2017
L M X J V S D
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031